Skip to content

Los mejores dise√Īadores son tao√≠stas (m√°s o menos)

Vale, por el amor de Dios que prefieras, lee este trozo antes de empezar a escribir comentarios….por favor? He estado estudiando sobre el tao√≠smo filos√≥fico √ļltimamente porque alguien muy querido y cercano a m√≠ es un tao√≠sta (filos√≥fico), y quer√≠a entenderla mejor. Lo que he encontrado es que los dise√Īadores web y de UX, al estudiar los datos, han llegado a muchas de las mismas conclusiones que los antiguos fil√≥sofos orientales.

Aunque las lecciones de este art√≠culo no son nuevas para la mayor√≠a de ustedes, pens√© que ser√≠a interesante ver c√≥mo los principios del buen dise√Īo coinciden con los principios del buen vivir de Lao Tzu1. Los mejores dise√Īadores del mundo no son, que yo sepa, tao√≠stas de verdad. Tampoco estoy evangelizando por el tao√≠smo. En primer lugar, no me considero tao√≠sta y, en segundo lugar, el evangelismo tal como lo conocemos es en gran medida un anatema para los que he conocido.

En tercer lugar, los practicantes del taoísmo filosófico que he conocido se enfadarán un poco si lo llaman religión. El Taoísmo Filosófico es justamente eso: una filosofía, y muchas personas adoptan la filosofía junto con cualquier religión que ya tengan.2

Pero sin entrar m√°s en eso3, esto es lo que he encontrado.

1. No luche

“Luchar” como concepto, es inevitable. Luchamos para poder comer. Pero la filosof√≠a tao√≠sta dice que no debemos luchar m√°s de lo necesario. Tomemos el caso de una leona, por ejemplo: puede que tenga dificultades para encontrar suficiente comida para sus cachorros y su orgullo, pero no para ser un le√≥n. Esa parte es instintiva, y ella se deleita en ella.

Nosotros los humanos, y los dise√Īadores/desarrolladores en particular, somos muy buenos para complicar las cosas por nosotros mismos. Luchamos no s√≥lo para dise√Īar y mejorar en nuestros trabajos, sino que a menudo luchamos de maneras que simplemente no son necesarias. Si necesitas ejemplos, voy a referirte de nuevo al art√≠culo de Zeldman: El Culto del Complejo. Los dise√Īadores inteligentes lo mantienen simple.

Otra forma en la que los buenos dise√Īadores adoptan este principio es en nuestro amor por los m√©todos alternativos y la adaptabilidad. Mientras que el mismo Bruce Lee era aparentemente no religioso, ese discurso de “s√© como el agua, amigo m√≠o” es en realidad una de las met√°foras m√°s importantes del Tao te Ching. El agua no lucha contra los obst√°culos, los rodea. Hoy en d√≠a, ese tipo de adaptabilidad es b√°sicamente un requisito para ser contratado en cualquier estudio o equipo que sepa lo que est√° haciendo.

2. No se entrometa

El Tao te Ching era, como muchos de los primeros libros de autoayuda -estoy bromeando- destinado a ser le√≠do por personas en posiciones de liderazgo. Muchos de los consejos est√°n orientados a ense√Īar a los l√≠deres locales -a los que se hace referencia en el libro como “sabios”- c√≥mo guiar a la gente y, lo que es m√°s importante, c√≥mo no hacerlo. La mayor√≠a de los vers√≠culos sobre este tema aconsejan al sabio que no se inmiscuya demasiado en los asuntos de su pueblo.

Los buenos dise√Īadores aconsejar√≠an lo mismo. Ofrezca a sus usuarios un camino claro y f√°cil hacia el objetivo final y, a continuaci√≥n, deje que hagan lo suyo. Intentar entrometerse en la forma en que la gente navega suele molestarles much√≠simo. Piensa en el scroll jacking, los pop-ups modales, los viejos pop-ups, la navegaci√≥n oscura e innecesariamente creativa, y ese tipo de cosas.

3. Sea lento para juzgar

Lo s√©, Jes√ļs tambi√©n dijo eso. Pero el Tao te Ching lleva el concepto un poco m√°s lejos al sugerir que debemos abstenernos de llamar a cualquier cosa, a cualquier persona o a cualquier circunstancia buena o mala hasta que las cosas hayan tenido realmente la oportunidad de salir adelante. Es decir, no juzgue hasta que todos los datos est√©n en4.

Los dise√Īadores de hoy en d√≠a se basan cada vez m√°s en este mismo principio para informar su trabajo. Una cosa es “sentir” que un bot√≥n azul grande ser√≠a mejor que uno verde peque√Īo, o viceversa. Otra es saber sin duda que uno est√° funcionando mejor que el otro. Aunque las pruebas A/B no siempre son la mejor manera de tomar decisiones de dise√Īo, no se puede subestimar la importancia de seguir los datos hasta su conclusi√≥n.

4. Mostrar, no contar

Los tao√≠stas pueden ser buenos dise√Īadores, pero son terribles vendedores. Estoy bromeando otra vez. Es s√≥lo que los tao√≠stas con los que me he encontrado hasta ahora dan mucha m√°s importancia a mostrar que a contar. El evangelismo, como he dicho, no es algo que hacen. Creen que la √ļnica manera de convencer a otro para que siga al Tao es hacerlo por s√≠ mismo, y dejar que otros observen los beneficios.

El dise√Īo es intr√≠nsecamente visual, as√≠ que esto es algo natural para la mayor√≠a de nosotros. Los buenos dise√Īadores adoptan este principio en todos los niveles con marketing, tutoriales o tutoriales de aplicaciones y, por supuesto, con las im√°genes reales en nuestro contenido. Despu√©s de todo, ver es creer. Una foto vale m√°s que un bla, bla, bla, bla. Esta la conocemos.

5. No hacer da√Īo

Correlacionando con esa parte de “No luches”, el Tao√≠smo filos√≥fico anima a la gente a ser ellos mismos, a vivir como quieran, y a hacer lo que sientan que es correcto, con una sola advertencia muy importante: no lastimar a nadie m√°s. La violencia es el √ļltimo recurso para la autodefensa, e infringir la libertad de los dem√°s es un anatema.

Lo que los dise√Īadores hemos descubierto es que los malos dise√Īadores -los que usan patrones oscuros, intentan abusar del SEO e inyectan doscientos rastreadores y un Bitcoin miner a trav√©s de anuncios- hacen que Internet sea peor para todos. Mientras el ecosistema de Internet trata de defenderse, los malos actores encuentran que sus ganancias son ef√≠meras, los sitios se encuentran luchando para obtener cualquier tipo de ingresos publicitarios, y la reputaci√≥n de toda la industria se ve empa√Īada.

6. Contribuir sin esperar recompensa

Por el contrario, el Tao√≠smo ense√Īa que cuando hacemos el bien, debemos hacerlo sin la expectativa de gratitud o recompensa. La gente que hace esto a menudo (aunque yo dir√≠a que no siempre) recibe ese reconocimiento, y un mayor acceso a los recursos de la comunidad. Mientras tanto, las personas que hacen el bien para ser reconocidas son generalmente descubiertas, y se desvanecen en la oscuridad.

Lo hemos descubierto en nuestra comunidad: los nombres que reconocemos en el mundo del dise√Īo suelen ser los de las personas que nos han facilitado la vida como dise√Īadores. Las personas que escribieron los tutoriales, ejecutaron podcasts educativos, hicieron videos y lo hicieron todo de forma gratuita. Eventualmente, muchos de ellos obtuvieron reconocimiento, dinero y contactos invaluables en la industria, pero tuvieron que hacer un mont√≥n de trabajo ingrato primero. La gente como yo somos escritores de dise√Īo. Ellos son h√©roes de dise√Īo.

1 Lao Tzu es el reputado autor del Tao te Ching original: una colección de 81 versículos que esboza los principios del buen vivir y el liderazgo.

2 Hay una rama del Taoísmo que está impregnada de una buena cantidad de misticismo e incienso que la hace parecer, sonar y oler como la religión, pero incluso estos practicantes pueden decirte que no es una. Y luego hay otra rama que es más bien religiosa, con varios dioses y así sucesivamente. Hay muchas ramas, y se complica.

3 Wikipedia es tu amigo. Heck, comencé mi estudio con el Dudeísmo, una forma de Taoísmo que utiliza la película The Big Lebowski como la fuente de todo su simbolismo.

4 Hay una famosa par√°bola tao√≠sta que ilustra este tipo de indiferencia y su utilidad: Un granjero s√≥lo tiene un caballo. Cuando el caballo se escapa, sus vecinos dicen: “¬°Qu√© mala suerte!” El granjero s√≥lo dice: “¬ŅEs as√≠?” D√≠as despu√©s, el caballo regresa y trae consigo un hermoso semental salvaje. Sus vecinos dicen “¬°Qu√© buena suerte!” El granjero responde: “¬ŅEs as√≠?” Encantado por el nuevo caballo, el hijo del granjero intenta montarlo, pero es arrojado y gravemente herido. Los vecinos dicen “¬°Qu√© mala suerte!” A lo que el granjero se encoge de hombros, “¬ŅEs as√≠?” Poco despu√©s, el pa√≠s est√° amenazado y todo joven capaz es reclutado en el ej√©rcito, pero el hijo no puede ir debido a sus heridas. “¬°Qu√© buena suerte!”, dicen los vecinos. El granjero de nuevo s√≥lo dice: “¬ŅEs as√≠?”

РBenjamin, Oliver. The Tao Te Ching: Annotated Edition (pp. 75-76). Abide University Press. Edición Kindle.